Vistas a la página totales

martes, 26 de octubre de 2010

ADOLFO SAYAGO

(CABO POLONIO)
(ANACONDA)



(ISLA DE LOBOS)


(VELEROS)













ADOLFO SAYAGO:


"Playas del 900", por Lic. Fernando Errandonea.
Es la atmósfera de Adolfo Sayago una playa lejana, neblinosa, sin viento ni sol, y sobre ella se recortan hombre y mujeres vestidos, robustos, con sus hijos, en pose de foto. Se trata del 900, cuando el cuerpo se ocultaba tras las ropas, cuando la delgadez no era un mérito, cuando la playa no era un disfurte individual sino familiar. Era la época de las volantas tiradas por matungos flacos, de los "boletos de baño" que habilitaban a ocupar una casilla y un duchero, de los carros que transportaban las señoras al agua, de los fotógrafos que vendían sus servicios con la misma naturalidad que hoy los puesteros venden refrescos y helados, de las residencias sobre calles de arena, frente al mar.
Las playas, menos "civilizadas" que las de hoy, olían fuerte: los excrementos de caballos y perros se mezclaban con ese "olor a mariscos" -como se decía en la época- que despedía un mar sin polución. En el pueblo de los Pocitos (Pocitos era entonces un pueblo, no un barrio) se agregaba el vaho del agua jabonosa que, en toneles, era tirada al río. Un capítulo aparte lo llenaba la guardia policial -de botas y espuelas- que temprano, apenas pasadas las ocho, impedía que alguien "extraño" penetrara en la zona de exclusión destinado al "baño de señoras". El resto de la playa era de libre circulación y servía de escenario para que los hombre "de copete" lucieran sus cuellos duros y los pantalones franela a rayas verticales, y para que las mujeres exhibieran sus largos vestidos negros con sombreros de ala ancha. Sólo a partir de 1920 éstas se pasarían al enterizo de lana con pollerín y calzado de goma.
Adolfo Sayago, como viajero del tiempo, recupera para este casi siglo XXI algunos trazos de la playa citadina del casi siglo XX y los cruza con aquel "vago, lejano, brumoso país" del que hablaba Ruben Darío. Este sigue siendo un paraje perdido en el tiempo y espacio, mientras que los personajes que Adolfo Sayago agrega están atados a una época precisa. Una combinación originalísima que obliga a una mirada distinta. Una misión imposible pero cumplida.











(LA ORILLA)


(FOGÓN A ORILLAS DEL MAR)















3 comentarios:

  1. HOLA ME GUSTO MUCHO...
    A MI TAMBIEN ME GUSTA MUCHO PINTAR, DIBUJAR
    TENDRE ALGO EN COMUN CON ADOLFO SAYAGO
    SALUDOS CORDIALES ALEJANDRO SAYAGO
    BUENOS AIRES ARGENTINA
    TE DEJO MSM
    alico_7979@hotmail.com

    ResponderEliminar
  2. hola me gusto mucho tus pinturas tuve que buscar informacion sobre useted para mi escuela gracia y muy lindas pinturas

    ResponderEliminar